Cateterismo Diagnóstico

¿Qué es y para qué sirve?

El cateterismo cardíaco proporciona importante información sobre la anatomía y la función del corazón, las válvulas cardíacas y los grandes vasos que entran y salen del corazón. La coronariografía es la parte del cateterismo cuyo objetivo es poner en evidencia el estado de las arterias coronarias. Estas arterias pueden verse afectadas por enfermedades (habitualmente arteriosclerosis), que disminuyen su calibre provocando estrecheces (estenosis) que dificultan el paso de la sangre hacia el músculo cardíaco y que pueden producir angina de pecho y en su grado máximo cuando la arteria se obstruye, infarto agudo de miocárdio e incluso la muerte.

¿Cómo se realiza?

El procedimiento se realiza en la Sala de Hemodinámica con el paciente ligeramente sedado y bajo anestesia local en la zona de punción (la ingle -arteria femoral-, o el brazo -arteria radial-), para que la exploración no resulte dolorosa.

Sala de Hemodinámica

Preparación del paciente

Material

El paso de los catéteres no es doloroso. Una vez allí se miden las presiones desde su interior y el flujo sanguíneo. Se inyecta un liquido (contraste) que tiñe la sangre haciéndola opaca a los rayos X, para conocer el tamaño y la forma de las cavidades y el estado de las válvulas.

Punción femoral, radial, compresión radial
    

La inyección de contraste en las coronarias permite ver si existen o no lesiones que dificulten el paso de la sangre (estrecheces), donde están localizadas y su grado de severidad.

Después de registrar todos los datos necesarios se retiran los catéteres y se comprime o se sella el sitio de punción, para que cierre y así evitar que sangre. Durante la exploración se controla permanentemente el electrocardiograma. La duración del estudio es variable, debiendo permanecer el paciente en cama varias horas después.

Abordaje y Procedimiento

Imágenes Angiográficas

Inyección de contraste a través del catéter en A.coronaria izquierda.

Inyección de contraste a través del catéter en A.coronaria derecha.

Ventriculografía

¿Qué riesgos tiene?

El cateterismo cardíaco es bien tolerado por la inmensa mayoría de los pacientes. No obstante, como todo procedimiento invasivo, puede ocasionar complicaciones que son muy poco frecuentes y que dependen en gran medida de la gravedad del paciente al que se le realiza la prueba.

A lo largo de la prueba pueden notarse palpitaciones provocadas por los catéteres o tras las inyecciones de contraste; este último produce sensación pasajera y tolerable de calor en la cara o el cuerpo, se pueden tener molestias leves en la zona de punción e incluso aparecer un hematoma que se reabsorberá casi siempre espontáneamente. Más raras son otras complicaciones que pudieran llegar a ser graves (arritmias, reacciones alérgicas, infarto de miocardio, insuficiencia cardiaca, accidente vascular cerebral, insuficiencia renal, hemorragia que precise transfusión, trombosis venosa o arterial, fístulas o aneurismas en el lugar de la punción). Existe, aunque es excepcional el riesgo de muerte (1-2 por 1.000).

Antes de la realización del cateterismo se pide al paciente que lea un consentimiento informado y que lo firme tras aclarar las posibles dudas.

El cateterismo cardíaco se indica porque a los beneficios derivados de la realización de esta prueba superan con mucho los posibles riesgos, ya que proporciona valiosísima información para el tratamiento del paciente.

Consentimiento informado

Artículos especiales. Volumen 51, Número 10, Octubre 1998

Manuel de los Reyes López (coordinador).
Andrés Iñíguez Romo. Antonio Goicolea de Oro.
Bartolomé Funes López.
Alfonso Castro Beiras.

Enlace al texto completo.

Patrocinadores